GENERAL,  LIFESTYLE

“El Silencio”, nueva miniserie española en Netflix

La serie El Silencio, estrenada este mes de mayo de 2023 en Netflix, consta de 6 episodios cortos, de 45 minutos cada uno, así que es más que candidata a hacer un “bing watching” y vérsela de un tirón en una tarde-noche.

La serie está escrita y dirigida por Aitor Gabilondo y rodada en la ciudad de Bilbao. La ubicación se deja ver también en los nombres de algunos personajes, muy típicos vascos: Eneko, Mikel, Arantxa… En el reparto aparecen bastantes nombres conocidos de actores que triunfan en nuestro país. Arón Piper (Sergio), Cristina Kovani (Marta), Amudena Amor (Ana), Manu Ríos (Eneko) son algunos de ellos.

El protagonista: Sergio, el “asesino del balcón”

La serie empieza totalmente in media res, cuando una chica va en bicicleta por una calle oscura y solitaria y se le cae literalmente encima un cuerpo, y a este le sigue otro. Se trata de los padres de Sergio Ciscar, a los que supuestamente él ha tirado por el balcón. Por ello es condenado a seis años de internamiento en un centro de menores.

Sin embargo, Sergio nunca llega a confesar que ha sido él quien ha matado a sus padres, pues durante los seis años que pasa en el centro vive en absoluto mutismo. Todo esto no se muestra en escena, ya que no narran los años que Sergio pasa detenido. En los primeros minutos se produce un salto temporal hasta el día en que Sergio queda en libertad vigilada (lleva una tobillera de seguimiento), unos meses antes de cumplir su condena completa.

También en los primeros minutos se plantea la premisa de que Sergio, bien sea por el trauma o por voluntad propia, se ha quedado mudo. De ahí el título de la serie. Sin embargo no tardamos ni dos segundos en comprobar que en cuanto Sergio pone un pie en la calle, vuelve a hablar, algunas veces hasta por los codos. El tema prometedor de su mutismo queda inexplorado.

Sergio – El Silencio @Netflix

El lugar donde va a vivir Sergio al salir del centro es la casa de sus padres, que le ha quedado en herencia. Tendrá que trabajar en unos viveros propiedad de una asociación cristiana capitaneada por el pastor evangélico Natanael, su mujer y otros múltiples reinsertados de la sociedad. Sergio parece encajar bien entre ellos al principio. De hecho empieza a hablar de Dios y hasta va a la capilla a rezar.

Pero él solamente tiene un propósito y es lo único que le importa: reencontrarse con su hermana adoptiva Noa, que en el momento de los hechos era una niña de unos 10 años. Actualmente no tiene contacto con ella ni sabe quién la adoptó después de la muerte de sus padres, pero su principal misión es encontrarla.

Marta y Eneko, dos personajes difíciles de definir

Lo primero que hace Sergio al quedar en libertar es contactar con Marta. ¿Y quién es Marta? Pues según parece era la profesora particular de piano de la hermana de Sergio. Durante los años que él pasó en el centro de menores, ella le escribía cartas a Sergio e iba a visitarle. El típico caso de criminales con “club de fans”, tal y como Ted Bundy o Jeffrey Dahmer, entre otros muchos.

Sin embargo, Marta tiene un novio llamado Eneko que siempre va de traje, es agente inmobiliario y parece el típico yerno que todos los padres querrían tener. Solo lo parece, porque también tiene su buena dosis de mala leche y toxicidad. Se da a entender que Marta se sentía atraída por Sergio cuando estaba encerrado por ese magnetismo que desprenden los chicos “malotes”, al menos los de las películas.

Marta en El Silencio @Netflix

Marta es uno de los personajes que más aparecen en la serie, ya que es una de sus protagonistas, pero a la vez tiene muy poca presencia. No se entienden muy bien cuáles son sus motivaciones. ¿Le gusta de verdad Sergio aunque le tenga miedo? ¿O solo le va a ver, al menos en un principio, porque se siente obligada por los investigadores que estudian el caso? ¿Y qué pasa con su historia de amor y desamor con Eneko? ¿De verdad quiere dejarle tantas veces como lo dice (que son bastantes) o solo habla de boca para afuera?

Lo cierto es que Eneko es un prenda de mucho cuidado, aunque como va encorbatado puede despistar al personal (por ejemplo a los padres de Marta). La lía parda cuando va con los amigotes a pegarle una paliza a Sergio, hace una denuncia falsa, le va con el cuento de Sergio a la madre de Marta dándoselas de buen samaritano, comparte un vídeo porno de ellos fingiendo que son Marta y Sergio, etcétera, etcétera. Además, sabemos que previamente le ha puesto los cuernos a Marta con una amiga de ella.

Con todo este panorama, Marta le asegura cada dos segundos y medio que han terminado, pero luego, no se sabe muy bien cómo, vuelve a estar con él. Los mismos dos segundos y medio que tarda en olvidar a Sergio, porque a partir de cierto punto de la serie no le vuelve a responder al teléfono ni aparecen juntos nunca más. Vale que el chico sea un asesino, haya tirado (por accidente) al padre de ella por las escaleras y demás, pero

El “estudio”: la psiquiatra Ana Dussuel y su equipo

Lo que Sergio no sabe es que está siendo vigilado día y noche por un equipo de psiquiatras que han instalado cámaras de seguridad dentro de su casa y le siguen a todos los lugares a los que va. Aunque se ve un tanto desmedido, todo esto forma parte de un estudio psiquiátrico legal que cuenta con el beneplácito del juez.

La jefa del estudio es la psiquiatra Ana Dussuel, junto con otros dos investigadores llamados Mikel y Greta (aunque luego veremos que Mikel colabora en secreto con un policía corrupto llamado Cabrera).

Ana en El Silencio @Netflix

Al principio la psiquiatra afirma que Sergio tiene un perfil narcisista y manipulador pero luego pasa a defenderle a capa y espada. Según ella, el chico no es el verdugo sino una víctima más, quedando en el aire si piensa que él mató a sus padres por accidente o que incluso es inocente.

Poco a poco vamos viendo que a la psiquiatra no le mueve un interés puramente científico. Ya desde el principio, espía a Sergio desde la cámara de vigilancia cual voyeur mirando por el agujero de una cerradura. La cosa se pone aún más extraña cuando ver a Sergio y Marta teniendo sexo la deja orgásmica perdida o cuando prácticamente fagocita la pantalla al ver a Sergio sin camiseta.

El caso es que ella diagnostica informalmente a Marta con hibristofilia, que según le explica es la admiración y atracción sexual que sienten algunas personas por los criminales. Pero poco a poco se revela que aquí la mayor hibristófila de la historia es ella misma, y que además no es por simple casualidad.

La madre de Sergio, Blanca, también era psiquiatra, y en su día fue profesora de Ana. Por eso probablemente Ana inició el estudio de Sergio seis años atrás, nada más cometer el crimen. Más adelante descubrimos que incluso fue ella la que adoptó a Noa después de morir sus padres adoptivos. Esta parte aparece un poco “out the blue”, ya que en los primeros capítulos no se sabe nada de la vida familiar de la psiquiatra, ya que pasa día y noche en el trabajo, durmiendo en el sofá del despacho. Y de repente, hacia la mitad de la serie, aparece su hija adolescente que casualmente se llama Noa… y sí, es esa misma Noa.

La trama de la farmacéutica

El policía corrupto que ya hemos mencionado antes, el inspector Cabrera, anda a la que salta para volver a meter a Sergio en la cárcel. También está en conversaciones con un señor mayor que se empeña en que elimine los vídeos de las cámaras de vigilancia y destruya todas las pruebas.

Al principio no se sabe muy bien qué interés pueden tener estos dos en volver a encarcelar a Sergio. Pero todo empieza a estar más claro cuando se descubre que Blanca, la madre de Sergio, le medicaba con unos fármacos experimentales para controlar sus ataques de ira. De hecho la mujer estaba tan pasada de vueltas que le trataba como a un sujeto experimental y le espiaba desde una habitación secreta a través de un espejo doble.

Los medicamentos provenían de la farmacéutica que hacía ensayos clínicos donde trabajaba el padre de Sergio. Ana encuentra una caja con estas ampollas, entre otras muchas pruebas que Blanca le hacía a su hijo. Y aquí es donde entra el señor de la farmacéutica, que por supuesto no quiere que se asocie el nombre de su empresa con alguien que asesinó a sus padres mientras se medicaba con sus fármacos.

Como esta es una trama secundaria, tampoco se profundiza mucho en ella. No se menciona qué medicamento experimental le daban a Sergio ni para que servía. Su hermana explica más adelante que él estaba totalmente fuera de sí y que le tenían miedo, por lo que sí necesitaba la medicación. Pero en el presente, aunque ya no se medica, no le dan esas explosiones de ira incontrolables, lo que deja un lugar a la duda.

Noa, la hermana pequeña y la verdad sobre el asesinato

Ana pasa toda la serie callándose el hecho de que ahora Noa ahora es su hija, para al final decidir de golpe que Noa y Sergio tienen que verse cuanto antes. Ella sabe perfectamente que Sergio está desesperado buscando a su hermana, y ella también sabe perfectamente cómo encontrarla. Pero no dice nada hasta que de repente le entran las prisas en el último episodio. No es que tenga mucha lógica, pero a estas alturas Ana empieza a entrar en bucle hasta acabar bastante desquiciada.

Noa en El Silencio @Netflix

Cuando Sergio le dice que en realidad él no mató a sus padres, que fue su padre quién tiró a su madre por el balcón y luego se tiró él, Ana le cree sin rechistar (y yo también, para qué negarlo). Pero entonces llega Noa y relata que ella lo vio todo, y que sí fue Sergio quien empujó a sus padres en uno de sus arrebatos incontrolados. Aunque Noa, después de hacer esta revelación, le pide a su madre adoptiva que se vaya con ella, la psiquiatra decide quedarse con Sergio.

¿Quién se tira por el balcón al final de la serie El Silencio?

En los minutos finales, Sergio le tiende la mano a Ana sin decir nada, como invitándola a que salten juntos. Ella le dice, “no, por favor”, y la imagen se despixela (supuestamente estamos viendo la escena desde una cámara de vigilancia que estaba rota). Acto seguido se ve caer una figura desde lejos, y otra figura borrosa que se queda mirando desde el balcón con las manos apoyadas en la barandilla.

O sea, que uno se tira y otro no. O uno se cae y el otro no. O el que se queda arriba empuja al que se cae.

¿Pero cuál de los dos se queda en el balcón y cuál no?

Sergio y Ana en el balcón – Escena final @Netflix

Aunque no se sabe a ciencia cierta, todos los indicios hacen sospechar que es Ana quien se cae/la tiran/se tira y Sergio quien se queda arriba. La persona que se ve caer parece que lleva unos pantalones blancos como los que lleva Ana y la silueta borrosa que se ve apoyada en la barandilla del balcón es más musculosa, como Sergio.

Lo que queda a la imaginación de cada uno son los motivos. ¿Sergio empuja a Ana deliberadamente? ¿Deciden saltar los dos juntos y él se raja en el último momento? ¿O ella tenía intención de saltar y él solo de mirar desde el principio?

A mí lo que me parece más lógico es que él finje querer que se tiren juntos, pero a última hora la empuja a ella. Después de todo, su misión, que era encontrar a su hermana, ya la ha cumplido. Además su hermana no quiere saber nada de él y se lo ha dicho bien claro. Y como también van a condenarle por agredir al pastor Natanael con las tenazas, pues ya le da lo mismo ocho que ochenta. Le van a meter en la cárcel igual, y es más, en el exterior ya no pinta nada. Por otro lado, la psiquiatra le ha estado espiando, ha puesto cámaras en su casa, y durante todo este tiempo le ha estado ocultando que tenía a su hermana Noa con ella. Rencor acumulado contra Ana no le falta. Y si tenemos en cuenta que ha sido capaz de tirar por el balcón a sus propios padres, empujar a una que literalmente pasaba por allí supone un mínimo esfuerzo.

En resumen, la serie El Silencio es fácil de ver, está entretenida y tiene muchos giros de trama y sorpresas. Va perdiendo un poco de ritmo al final, para mi gusto, pero mantiene enganchado al espectador hasta el final.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Lucia Diaz.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a One.com que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Listado de cookies: hasConsent hasConsents wordpress_test_cookie wp-settings-*    Más información
Privacidad