Categoría: GENERAL

Yogur griego con Tefal Multidelices

El yogur griego que hace la Tefal Multidelices está muy, muy bueno. De hecho a mí me gusta más que el que compro para usar en la receta. No solo para comerlo tal cual, sino como base a otras recetas para hacer salsa de yogur con finas hierbas.

Para esta receta necesitaremos usar el accesorio de la Tefal Multidelices que es el tarro de 1 litro. Por cierto, a veces los accesorios de la Tefal Multidelices aparecen como si fuesen de la marca Seb, y últimamente la Tefal aparece en Amazon como Moulinex Multidelices. Ni idea de por qué hacen eso, parece ser que porque tanto Moulinex como Tefal (al igual que otros como Rowenta) son marcas de electrodomésticos que pertenecen al grupo Seb, una marca francesa de pequeños electrodomésticos, que con el tiempo fue adquiriendo a todos sus principales rivales.

En fin, historias empresariales aparte, vayamos al grano. En su día hice el review de la Tefal Multidelices, y ahí explicaba que la yogurtera se vende con 6 tarritos de cristal con tapa incluidos, pero si quieres otros accesorios como los botellines para yogur líquido, otro set de 6 tarritos o el tarro de un litro, hay que adquirirlos aparte.

tarro_tefal_multidelices

El tarro de 1 litro viene con una especie de escurridor que usa la misma malla que los coladores que se emplean habitualmente en la cocina. De esta forma, cuando el yogur se va haciendo, se escurre el suero en el recipiente de plástico y el yogur queda con la consistencia cremosa de un yogur tipo griego.

Yo a mi versión le he añadido unas cucharaditas de azúcar porque yo de todas formas me tomo el yogur natural con azúcar y queda mejor así, ya integrada en el yogur, que si luego las pones aparte cuando el yogur ya está hecho. Pero claro, hay que tener en cuenta que si vas a usar el yogur griego para hacer salsa de yogur, según la receta que utilizo yo en este otro post, hay que olvidarse del azúcar y usar solo leche y yogur en la receta.

Ingredientes:

1 litro de leche entera o semidesnatada

1 vaso de yogur griego natural (puede ser el estándar de 10% de grasa pero yo usé el de 2,5%)

3 ó 4 cucharadas de azúcar

***

Preparación:

Batimos el litro de leche junto con el yogur, mejor con un batidor manual que con la batidora, porque en algún sitio leí que con la batidora podrían romperse las enzimas, o alguna de estas cosas que lleva el yogur para que la leche se “cuaje” (no sé si será verdad, pero por si acaso).

Si nos gusta que quede dulce, añadimos unas cucharadas de azúcar (puede ser de caña, entonces el color del yogur cuando ya esté hecho no quedará blanco del todo).

Damos la vuelta al accesorio de la Tefal Multidelices que sirve para meter los seis tarritos de cristal. Ahora los seis agujeros estarán en el fondo de la yogurtera y nos queda espacio para colocar el otro accesorio de 1 litro.

Ponemos el escurridor dentro del tarro de plástico de un litro y lo colocamos todo dentro del contenedor al que acabamos de dar la vuelta.

contenedor yogur griego

Rellenamos el tarro con la mezcla de leche y yogur. Como veréis, con estas cantidades queda justamente lleno hasta el borde… no cabe ni una gota más. Pero luego se va a ir perdiendo suero y el resultado final es bastante menos cantidad.

yogurtera

Seleccionamos la opción 1 con el botón cuadrado de la Tefal Multidelices (la de hacer yogur) y programamos 8 horas.

Cuando el yogur se termine de hacer, le damos la vuelta de izquierda a derecha al escurridor, de forma que ahora no queda encajado en el tarro de plástico de 1 litro, sino que se queda colgando un par de centímetros más arriba. Dejamos enfriar el yogur de esta manera, para que vaya perdiendo algo más de suero y así quede más cremoso.

yogur griego Multidelices

 

 

Mermelada casera de albaricoques

Ahora que es plena temporada de albaricoques, he aprovechado para hacer una mermelada de albaricoque que había visto hace tiempo por Youtube.

Yo no la he hecho pensando en llenar un montón de tarros, sino para consumirla directamente, y como veréis en el post del yogur con mermelada, he usado parte para ponerla en el yogur que he hecho con la Tefal Multidelices. El caso es que a mí lo de esterilizar los tarros y todo eso ya me parecen palabras mayores, así que he preferido probar con poca cantidad y usarla en unos pocos días.

albaricoques

Ingredientes:

500 gr de albaricoques

100 gr de azúcar

zumo de 1 limón

***

Preparación:

Pelar y deshuesar los albaricoques.

Ponerlos a macerar junto con el azúcar y el zumo de limón durante aproximadamente 1 hora.

Poner a fuego lento removiendo para que no se pegue, durante una hora más o menos, hasta que los albaricoques se hayan deshecho y quede una consistencia de mermelada.

Dejar enfriar y ¡ya está! Así de fácil es.

mermelada_albaricoque

Si no la ponemos en tarros esterilizados, se conserva solo un par de días en la nevera, y además no se puede cerrar herméticamente si no realizas el proceso de esterilización. Mejor dejarla en un recipiente de cristal sin tapar, o todo lo más tapada con papel de aluminio.

Si no te gusta encontrar trocitos, una vez que está fría la mermelada puedes pasar la batidora, aunque yo los he dejado así y no se notan casi los trozos. Como la verdad es que hacer mermelada es mucho más fácil de lo que parece, me he emocionado y también he probado a hacer de cerezas, con las mismas cantidades y de la misma forma que la de albaricoque. La de cerezas la he probado con el yogur griego que hice con la Multidelices, que ya estaba azucarado, porque la verdad es que con la misma cantidad de azúcar que la de albaricoque, salió algo más amarga. Y además a esta sí que le pasé la batidora, porque los trozos de cereza no quedan tan blanditos una vez que ya está cocida. 

 

Meditación en la playa para liberarte de malos rollos

El mes de julio es un momento perfecto para disfrutar de la playa en todas sus facetas. Al menos aquí en Holanda, claro, porque ya sé que en otros lugares están a más de 30 grados, con lo cual la meditación en la playa quizás no sea tan llevadera como yo la estoy pintando.

El caso es que en La Haya las temperaturas nunca suben tanto, pero aún así quizás este ejercicio sea más agradable realizarlo por la mañana temprano, o al caer la tarde, cuando la playa está más tranquila.

Hace unas semanas encontré de forma casual por la red unos ejercicios Mindfulness, es decir, de meditación en la playa (no tengo muy claro cuándo es Mindfulness y cuando es simplemente meditación en general). Primero fue un podcast en ivox, y pocos días después, un post de un blog de yoga. Los dos eran muy parecidos. En general, se trata de poner los cinco sentidos completamente al servicio de lo que estamos viviendo en este preciso momento: la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto. ¿Empezamos?

 

midnfulness_tocando la arena

1/ RELÁJATE: Siéntate en postura cómoda frente al mar. Puedes elegir una esterilla en lugar de una toalla para sentarte encima, pues así podrás sentarte en la arena húmeda, lo más cerca posible del mar, sin mojarte.

2/ LA VISTA: Observa el movimiento de las olas que vienen y van, la espuma que van dejando, los remolinos y las ondas que forman. No te concentres en nada más, solamente la visión de las olas del mar.

3/ EL OIDO: Escucha el sonido de las gaviotas, de las olas que rompen, de la gente que pasa, los niños que juegan… y en general cualquier sonido que te rodee.

4/ EL OLFATO: Concéntrate ahora en los olores que llegan hasta ti. Con un poco de suerte, será el olor al salitre del mar y al yodo, pero también puede ser que esté mezclado con el olor a lociones corporales y cremas para el sol. El sentido del olfato suele estar bastante atrofiado, así que es un buen ejercicio intentar distinguir qué hueles exactamente.

5/ EL TACTO: Toma en la mano un puñado de arena, frótala entre los dedos, déjala caer de tu puño. ¿Cómo se siente? ¿Está caliente o fría? ¿Es áspera o se trata de arena fina?

6/ EL GUSTO: Puedes probar un poco de agua del mar o de la arena que tenías en las manos, concentrándote en el sabor salado o el sabor de… lo que sea que sepa la arena. Pero para los menos aventureros, simplemente prueba a qué sabe tu mano después de haber estado en contacto con el mar, la arena, la loción para el sol… ¿distingues algún sabor en particular, o es simplemente desconocido?

Ahora, ponte de pie lentamente, acércate a la orilla, donde se retiran las olas, y escribe sobre la arena una palabra que simbolice algo de lo que te quieres liberar. ¿Qué es lo que más te preocupa en estos momentos? ¿Un jefe tóxico? ¿La dependencia emocional hacia tu amante? ¿Un recuerdo que te obsesiona? Todo vale.

Ten paciencia, y espera a que las olas arrastren consigo la palabra que has escrito. Observa cómo la palabra se borra, cómo se la lleva la resaca hacia el mar. Y yo no sé si esto que sigue será muy Mindfulness, pero incluso puedes grabar con tu móvil ese proceso de borrado de la palabra en la arena… o simplemente “grabarlo” en tu cabeza. Ahora, cada vez que el problema que te agobia vuelva a obsesionarte, visualiza cómo él agua de las olas lo borran y se lo llevan consigo mar adentro. ¡Así desaparecerá también tu problema!

 

meditacion_problemas

Pero en fin, ahora viene la segunda parte, por si alguien me pregunta si a mí me ha funcionado. Evidentemente, sería bastante iluso imaginarse que solo por hacer esto una vez te vas a dejar de obsesionar con tus malos rollos. No, evidentemente así no funcionan las cosas. Y además hay que tener en cuenta si has hecho bien el ejercicio o si te has distraído, cuántas veces lo repites y con qué frecuencia… en fin, muchas cosas. 

Yo la primera vez que me dije “De hoy no pasa lo de la meditación en la playa” me puse en serio, pero no era capaz de concentrarme solo en una cosa, y después estaba un tanto preocupada por la gente que pasaba caminando por la orilla y veía ahí a una “colgada” mirando cómo se borraban unas letras escritas en la arena. Pero tengo que decir que últimamente estoy más centrada y menos agobiada por mis obsesiones habituales. Quizás no sea solo por hacer este ejercicio, pero yo creo que en parte el Mindfulness, si lo haces bien y eres constante, puede ayudar bastante. 

El tinte de pestañas, ¿alternativa a las extensiones de pestañas?

Este experimento de probar a teñirme las pestañas en casa lo realicé buscando una alternativa a las extensiones de pestañas que me tuve que quitar porque me daba alergia el pegamento. Mi idea era una combinación entre tinte de pestañas + rizador + rimmel de estos que prometen “efecto dramático”, pero como leeréis más abajo mi gran idea fue un big, big fail.

tinte de pestañas swiss o par

Mis problemas con las extensiones de pestañas

Durante una temporada llevé extensiones de pestañas de estas que llaman “one by one”. Me las iba a rellenar una vez cada 3 semanas y ya no me hacía falta volver a usar rimmel. ¡Estaba super enamorada de mis pestañas!

Todo iba bien hasta que, un día en que había ido a rellenar, ya por la noche, me empezó a picar muchísimo un ojo, y a llorar. Me di cuenta de que borde del párpado estaba hinchado. Al día siguiente se me pasó, y el párpado dejó poco a poco de estar inflamado, aunque a los pocos días la piel de la zona estaba levantada, como si tuviese un eccema.

La verdad es que no le di demasiada importancia. Pensé que quizás la chica habría pinchado sin querer la piel con la pinza que usaba para colocar las extensiones.

El caso es que la siguiente vez, tres semanas después, volvió a pasar lo mismo. Ahí ya me mosqueé. Y al siguiente relleno se lo comenté a la esteticista.

pestañas
Foto: Javi_Indy via Freepik

Ella me dijo que esas cosas suelen pasar cuando el pegamento de pestañas te provoca alergia. Pero yo ya llevaba muchísimo tiempo usando las extensiones y nunca había tenido ningún problema. Ella me aseguró que tampoco había cambiado de marca, que seguía usando el mismo producto. Además me recomendó limpiarme los ojos con agua de rosas si veía que se me hinchaban y me dio un serum.

Y aquí fue donde sobrevino el drama, porque en esta ocasión se me hincharon no uno sino los dos párpados, hasta el punto que me pasé un día en que casi no podía abrir los ojos. Además, esta vez el efecto eccema fue bestial, en cuanto se me deshincharon los párpados se me desescamó toda la piel. En definitiva, un drama y además del picor, la molestia y el impacto estético, en una zona tan delicada como son los ojos… Yo ya me veía vendiendo el cupón de la ONCE. 

Total, que tuve que volver a la esteticista una vez que los párpados ya habían vuelto a la normalidad, para que me retirase las extensiones de pestañas.

Por cierto, la imagen después de haber retirado las extensiones es impactante, ya que tus pestañas naturales, al menos en mi caso, son diminutas, y además están como transparentes.

Afortunadamente vuelven a crecer en poco tiempo, y en una semana o dos ya vuelves a tener las pestañas que tenías antes.

Ahora bien, estéticamente, siempre echarás de menos el efecto de las extensiones de pestañas en tus ojos. ¡Son geniales! No solo favorecen los ojos y la mirada, sino que levantarse por las mañanas con esas pestañacas sin necesidad de usar el rimmel es un subidón. Por eso al poco tiempo me puse a buscar una alternativa menos peligrosa para los ojos que aportase a mis pestañas un efecto similar.

Alternativas a las extensiones de pestañas

Una de las alternativas más comunes es el rizado químico de las pestañas naturales. Yo vi cómo lo hacían en el mismo salón al que iba a ponerme las extensiones, pero no me atreví, porque los químicos que usan para este fin también podrían darme alergia, así que estamos igual. 

Otra opción menos agresiva es teñirte las pestañas para que parezcan más negras, y por lo tanto ya ganarán así en volumen. Pero como tampoco me emocionaba mucho volver a ir a un salón de estética y que acabase con los ojos como balones, decidí probar primero en casa. No sé por qué pero me pareció más seguro. 

tinte de pestañas y máscara nyx

Mi idea era usar un tinte especial para pestañas combinado con un rizador y un rimmel de estos que dan un efecto “dramático”. La verdad es que tampoco tenía mucha idea de cuál era más extremo que otro, así que cuando vi el de Nyx “Doll Eye” pensé “Este “pa” mí”. Y como ya he dicho más arriba, big fail total, porque ni uno ni otro dieron resultado.

Tinte de pestañas Swiss O-Par

El tinte viene en una caja muy pequeña, tanto que no parece posible que puedan entrar dentro todas las cosas que luego ves que hay. Incluye un folleto explicativo en varios idiomas con dibujos paso a paso. Vamos, que es imposible perderte y “armar alguna” porque es totalmente para dummies.

tinte swiss o par cajita

Dentro de la cajita, además de las instrucciones, viene un estuchito con unos bastoncillos, unos papeles para proteger la piel y que no se te manche, y los dos tubos que hay que utilizar, el número 1 y el número 2. 

tinte de pestañas contenido

El número 1 es un líquido que tienes que extender con un bastoncillo y esperar 5 minutos. Supongo que será un producto que hace que el tinte negro se “agarre” después a los pelos de las pestañas. Después de los 5 minutos, hay que extenderse el gel que viene en el tubo número dos, que es parecido a un rimmel. Instantáneamente ves cómo tus pestañas se quedan negras y espesas, pero ¡oh cielos! en cuanto te aclaras con agua, como dicen las instrucciones, este gel negro se va y tus pestañas se quedan… más o menos como estaban antes del proceso.

Rimmel “Doll Eye” de Nyx

En cuanto al rimmel “Doll Eye” de Nyx, pues otro fail porque aunque hace lo que tiene que hacer un rimmel, que es pintarte las pestañas de negro, no es ni mucho menos espectacular. El resultado dista mucho de parecerse a las pestañacas de las muñecas antiguas, aquellas que se les cerraban los ojos al ponerlas tumbadas, que era lo que me imaginaba yo. ¡Qué atrevida es la ignorancia!

Esto último también me ha dado la idea de hacer próximamente un “research” de máscaras de pestañas low cost que cumplan realmente lo que prometen y que te dejen las pestañas de vértigo que suelen prometer en el envase.

Lo que sí es cierto es que tendré que seguir buscando una alternativa efectiva a las extensiones, porque por el momento me he quedado con las ganas. Seguiremos informando…