Categoría: RECETAS

Mermelada casera de albaricoques

Ahora que es plena temporada de albaricoques, he aprovechado para hacer una mermelada de albaricoque que había visto hace tiempo por Youtube.

Yo no la he hecho pensando en llenar un montón de tarros, sino para consumirla directamente, y como veréis en el post del yogur con mermelada, he usado parte para ponerla en el yogur que he hecho con la Tefal Multidelices. El caso es que a mí lo de esterilizar los tarros y todo eso ya me parecen palabras mayores, así que he preferido probar con poca cantidad y usarla en unos pocos días.

albaricoques

Ingredientes:

500 gr de albaricoques

100 gr de azúcar

zumo de 1 limón

***

Preparación:

Pelar y deshuesar los albaricoques.

Ponerlos a macerar junto con el azúcar y el zumo de limón durante aproximadamente 1 hora.

Poner a fuego lento removiendo para que no se pegue, durante una hora más o menos, hasta que los albaricoques se hayan deshecho y quede una consistencia de mermelada.

Dejar enfriar y ¡ya está! Así de fácil es.

mermelada_albaricoque

Si no la ponemos en tarros esterilizados, se conserva solo un par de días en la nevera, y además no se puede cerrar herméticamente si no realizas el proceso de esterilización. Mejor dejarla en un recipiente de cristal sin tapar, o todo lo más tapada con papel de aluminio.

Si no te gusta encontrar trocitos, una vez que está fría la mermelada puedes pasar la batidora, aunque yo los he dejado así y no se notan casi los trozos. Como la verdad es que hacer mermelada es mucho más fácil de lo que parece, me he emocionado y también he probado a hacer de cerezas, con las mismas cantidades y de la misma forma que la de albaricoque. La de cerezas la he probado con el yogur griego que hice con la Multidelices, que ya estaba azucarado, porque la verdad es que con la misma cantidad de azúcar que la de albaricoque, salió algo más amarga. Y además a esta sí que le pasé la batidora, porque los trozos de cereza no quedan tan blanditos una vez que ya está cocida. 

 

Magdalenas francesas

Tengo este libro de recetas desde hace por lo menos dos años. Fue un regalo de cumpleaños de mi madre, junto con uno de esos kits para hacer “macarrons” (¡que todavía no ha salido de la caja!), pero hace unas semanas vi en el supermercado que vendían las bandejas metálicas de hacer magdalenas francesas con forma de concha y no me pude resistir.

 

Ingredientes

100 gr de mantequilla

100 gr de azúcar 

100 gr de harina

2 huevos 1/2 cucharadita de polvo para hornear (levadura química)

 

 

La receta es muy sencilla, similar a cualquier otra para bizcochos de mantequilla o magdalenas “clásicas” españolas (de las que hay que sacarles el papelito, vamos). No tiene más misterio que mezclar todos los ingredientes, colocarlos en la bandeja de magdalenas con forma de concha (previamente engrasada), y al horno a 180º durante 20-25 minutos. Yo las espolvoreé con un poco de azúcar impalpable, porque ya puestos en faena, la diferencia calórica debe de ser mínima y así quedan más monas.

Lo que sí es un peligro es que no lleven papel, como las españolas, que al menos cuando ves que la montaña de papelitos de magdalena vacíos va creciendo ante tus ojos, aún puedes decirte a ti misma: “¡Lucía, reprímete que ya van 7!”. Al contrario que con estas, que mientras estás pensando “¿Cuántas había comido, 2, 3 ó 4…?”, ya se te ha escapado la mano al plato y estás degustando la próxima.

Pero en fin, así son los pecados, para disfrutarlos sin acto de contrición ni propósito de enmienda. ¡Que aproveche!